Tu tipo de cuerpo no determina tu ropa

Estoy cansada de leer en todos sitios “la ropa que mejor le sienta a las chicas diábolo” “vístete según tu tipo de cuerpo”, “cómo vestir para disimular los kilos” o “qué no llevar a partir de los treinta”. En serio, es algo superior a mis fuerzas.

Primero, y ante todo. Lo de los cuerpos pera, manzana y diábolo (o triángulo invertido, triángulo y reloj de arena. O rectángulo, o rombo, o pepinillos en vinagre, lo que se quieran inventar) es algo que se propuso para unificar tallajes (de lo que hablaré en futuros posts) pero… ¿Qué tiene que ver con el estilo de ropa? ¿Por qué esa manía de vestirnos siempre para que nuestro cuerpo parezca de determinada forma? ¿Por qué hay que vestirnos para parecer más delgadas?

Para empezar, ¿A quién se le ocurrió esa brillante idea? ¿Por qué clasificar los cuerpos de las mujeres? ¿Por qué a nadie se le ha ocurrido hacer lo mismo con los hombres? No veo a ningún hombre googleando “tipos de cuerpo masculinos y ropa” y poniéndose delante del espejo para descubrir si su barriga puede meterse en el coseno de un triángulo rectángulo, o debería vestirse más bien acorde al cuerpo de macedonia de frutas que tiene. Si su figura de macarrones con chorizo se ve más estilizada si lleva las costuras atrás, o si sube un poco la cinturilla del vaquero porque su culo tiene forma de pomelo y eso no es estético.

Encima, ni siquiera sé qué tipo de cuerpo tengo. ¿No hay cuerpo croqueta? Me parezco a una, y las croquetas están ricas, no me importaría ser una. Pero en los estándares que nos han impuesto, no me encuentro. En este planteamiento pseudocientífico que a alguien se le ocurrió hacer un día, sólo tuvieron en cuenta cuatro (luego lo ampliaron a seis) “formatos” y yo, por más que me miro, no me veo ninguna forma de fruta. Así que si quisiera seguir sus estúpidas reglas de vestimenta, tampoco sabría muy bien que hacer.


Después de meditarlo mucho, creo que soy una manzana pero con matices. Aún así, me sigue gustando más lo de croqueta, pero es que me he puesto delante del espejo y también me veo un poco como un aguacate del revés. Pero pongamos por un momento que de verdad quiero seguir sus códigos de vestimenta, porque quiero llevar la ropa que “mejor me sienta” y pongamos por un momento, que mi cuerpo es el de “manzana”, o “circular” (que no estoy yo muy convencida de eso…), he cogido el primer artículo que me ha salido en internet y me salen los siguientes “tips”:

-Busca usar ropa de tu talla exacta, nunca más chica ni más grande. Trata que se ajuste con suavidad a tu figura. (Bien, ¿esto no se supone que lo hace todo el mundo? ¿O es que si tienes forma de estrella de seis puntas te puedes poner ropa que te queda pequeña sin sentirte incómoda?)

-Los escotes en V te favorecerán mucho más. (Mira, cari, con las tetazas que tengo si me pongo un escote en V las domingas van a campar libres y desatadas y voy a acabar enseñando un pezón)

 -Opta por colores oscuros y evita los estampados muy grandes(Adiós a las flores hawaianas)

-Procura que tus faldas y pantalones sean lisos, sencillos y sin adornos. (No vaya a ser que llames la atención, cacho gorda)

Prendas clave: Pantalones con una ligera campana, blusas drapeadas, zapatos cerrados en punta y accesorios discretos. (Más de lo mismo, como estoy gorda, no puedo llamar la atención… Nada de pantalones pitillos con estas patorras y disimula las lorzas. Y lo de los zapatos… ¿Puede alguien explicarme por qué no puedo llevar sandalias?)

 

Vale, bien, pero como yo me veo que tengo cintura (oye, no mucha, pero ahí está) puede que sea un reloj de arena… Voy a mirar, así, por casualidad, qué me recomienda:

-Es la figura ideal (oh, ¡qué genial!), siempre y cuando no tenga demasiado busto y caderas (oh, ¡mierda!). Si es el caso, no uses prendas demasiado ajustadas, o por lo menos no en ambas mitades del cuerpo. (Es decir… que la figura ideal es el reloj de arena, pero poquito. No te pases de tetas o caderas, porque entonces ya la ropa no puede ser ajustada)

-Elige si quieres destacar la parte superior o inferior. Esto es más bien una regla de balance y buen gusto. (Señoritas, el buen gusto lo primero)

-No uses estampados en todo tu atuendo. (Supongo que para esto habrá alguna razón pero desconozco cuál)

-No enseñes demasiada piel. (Muy bien, aquí ya estoy fliping)

Que no enseñe, ¿qué?

 

Pues no me ha quedado claro nada. Sólo una parte, que me tape y lleve cosas anchas, no vaya a ser que se note que soy una albondiguilla con patas. Y como este hay miles de artículos en todo tipo de blogs y páginas de moda que nos bombardean con la idea de tapar nuestros defectos. ¿Es mi pecho un defecto? ¿Mi barriga? ¿Mis caderas? ¿Mis brazos gorditos? Son lo que me hacen ser “yo”. Por supuesto que hay cosas que no me gusta como me quedan, determinados cortes o prendas con las que no me siento cómoda o no me veo nada guapa. Pero es que son precisamente las que me “aconsejan” llevar. Mi armario está lleno de vaqueros pitillo y leggings; de blusas con drapeados, de escotes barco, V, bardot, redondos y cuadrados; de vestidos cortos, ajustados, holgados y de talle imperio; de camisetas de tirantes; de estampados; de colores alegres. Lo que no encontraréis en mi armario son pantalones lisos, oscuros y acampanados, por mucho que me digan todos los artículos del mundo que me los ponga. Tengo blusas con volantes que me hacen parecen una mesa camilla pero, ¿sabéis qué? Me da igual. No siempre hay que vestir para parecer más delgadas, ni para tapar nuestros complejos. Los complejos no se tapan, se aceptan, porque si un defecto te hace ser especial, ya no es un defecto. Confieso que yo estoy trabajando en ello, pero cada día me acepto más a mí misma.

En serio, no te tapes porque lo diga un estúpido artículo de internet. Y si te encanta esa falda de volantes con estampados, ¡póntela! Para elegir tu ropa sólo debes seguir una regla, que te guste. Es más, si hay algo que te encanta pero no te ves con ello porque no te sientes “cómoda”, con más razón debes ponértelo. Salir de tu zona de confort textil te va a ayudar a sentirte más a gusto con tu cuerpo.

Ahora, si me lo permitís, quiero hacer mi propio artículo sobre los tipos de cuerpo y la ropa:

“Cómo vestir según tu tipo de cuerpo”

  1. Ten un cuerpo.
  2. Ponte ropa que te flipe.

 

Nos vemos pronto, mientras tanto, enseñad la piel que os de la gana.

Autor entrada: Elsa Dilema

Vivo en las nubes porque el suelo está lleno de gilipollas. Acabo de descubrir que cuando te quieres, la vida es más fácil. El amor propio es el mejor amor de todos, si no incluímos el que siento hacia mis perras.

1 thought on “Tu tipo de cuerpo no determina tu ropa

    Mexicano

    (julio 8, 2017 - 6:31 am)

    “Amémonos de forma extraordinaria: honestamente, íntegramente, generosa y bondadosamente. Amémonos sin miedos ni prejuicios, pero ¡amémonos ya! Ahora… antes de que dejemos de existir” – Odin Dupeyron

    P.D. Espero que no sepas quien soy 😇😇

    Ciao

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *