Una gorda en un gimnasio

No sé qué hago aquí. Mi mejor amigo es maestro de deporte, siempre me da la plasta con que debo hacer algo de ejercicio y llegó el día en que lo consideré. Cada día me estaba convirtiendo más en una seta, así que creo que no sería mala idea ir al gimnasio con él. Pero yo, una gorda, en un gimnasio, ¿en qué demonios pensaba?

Hace un año habría dicho que iba al gimnasio para adelgazar, pero lo cierto es que ahora quiero simplemente ponerme un poco más en forma… Aunque la gente se escandalice cuando digo esto, ya mi cuerpo me gusta como está. Pero quiero poder correr por la playa jugando con mi perra y no acabar sin aliento, y quería subir los cinco pisos de escaleras de la casa de mi abuela sin morir a medio camino. Venga, va, me apunto.

Y aquí estoy, hablando con un monitor de cuerpo hercúleo sobre lo poco que me muevo del sofá, y sobre mis objetivos. ¿Objetivos? No había pensado en tener ningún objetivo. Mi objetivo era básicamente “ir” al gimnasio. Mi amigo Isma, que es la típica persona con el metabolismo de un fórmula 1 y una complexión delgada y atlética, dice que quiere coger masa muscular y, cito textualmente, “a ver si pudiera llegar a los 70kg”. Oh, eso es divertido, nos podemos poner el mismo objetivo. Bromeo con el monitor de cuerpo hercúleo, me sigue la broma pero me explica amablamente que nuestros entrenamientos no tendrán nada que ver aunque tengamos el mismo objetivo. Aunque en mi caso lo veo bastante improbable, eso significaría perder 30 kg y si dicen que para perder peso de forma saludable debemos perder entre 0,5 y 1,5 kilos a la semana, eso supondría casi 15 meses. Más de un año de mi vida… Dudo que aguante en el gimnasio más de un mes. Soy inconstante y odio el deporte, no sé ni para qué lo intento ni qué hago aquí. Es la primera vez que hablo abiertamente de mi peso, así que lo diré claramente… Mido 1,64m, peso 100kg (99´5kg, pero redondeo) y odio el deporte.

Mis hábitos alimenticios no van a cambiar en nada, suelo cuidarme entre semana pero como mucha comida basura el fin de semana. Voy a seguir con mi tarrina de helado de chocolate cuando me baja la regla y visitando el McDonald´s el sábado. Lo único que va a cambiar es que tres veces en semana, voy a mover el culo.

Pero, de repente, esta vez cambia algo… De repente esta vez sí que lo consigo, ¿quién sabe?

Me he puesto un legging y una camiseta y, en serio… No sé qué hago aquí. La gente va a mirarme, estoy segura, ¿qué hace una gorda en el gimnasio? Mientras el monitor de cuerpo hercúleo me explica sus técnicas y sus entrenamientos, y cómo me harán un entrenamiento personalizado al que tendré acceso desde la nube y mil cosas más me fijo en la gente. Vale, sí, hay de todo… Pero soy la más gorda, y además con diferencia.

Nos van a hacer una valoración inicial. Hacemos algo de cardio para calentar y luego nos va mandado ejercicios. Isma, como si fuera el niño repelente de la clase, los hace todos muy bien pero yo… Yo soy un cuadro. Hice tres flexiones, y me dolían los brazos. Esto va a ser muy divertido para el resto, y muy sufrido para mí. En serio, no sé qué hago aquí.

Yo

 

Oh, genial, encima hay ahí una señora que conozco. Me saluda con una sonrisa, como dándome ánimos, o eso espero. Nunca había pensado la vergüenza que me iba a dar hacer deporte delante de gente, ¿por qué la gente me mira? Juro que ese chico de allí me está mirando. No sé qué hago aquí, debería salir corriendo.

Cuando he llegado a casa lo he pensado mejor, ¿y si esta vez lo consigo? ¿Y si consigo hacer de esto un hábito? Me ha dicho el monitor de cuerpo hercúleo que para crear hábito se necesitan 21 días, y que el primer mes es el más complicado. Puedo hacerlo. Bueno, no… No creo que pueda, pero puedo intentarlo. Eso sí, estoy segura de que puedo intentarlo.

Me duelen las piernas de hacer sentadillas y he sudado. No me gusta sudar. Pero voy a intentarlo.

¿Qué hace una gorda en un gimnasio? Pues lo mismo que todos, ejercicio. ¿Y qué va a hacer esta gorda? Contároslo.

Autor entrada: Elsa Dilema

Vivo en las nubes porque el suelo está lleno de gilipollas. Acabo de descubrir que cuando te quieres, la vida es más fácil. El amor propio es el mejor amor de todos, si no incluímos el que siento hacia mis perras.

3 thoughts on “Una gorda en un gimnasio

    Chete

    (agosto 31, 2017 - 6:34 am)

    Ánimo!
    Yo también entré con 100 kg, al principio me costó, pero bajé hasta 80 kg y fue cuando lo dejé por otros temas aunque me gustaría retomar.
    Empecé yendo una vez a la semana, luego 2 y alguna vez 3. No te pongas un objetivo muy alto al principio, empieza con poco y ya irás subiendo.
    Muchas veces sin ganas pero me decía “ya que pago voy, hago algo y me ducho para hacer gasto” y bueno, ya que estás allí pues haces algo, aunque sea monear mientras ves a la fauna que hay por allí (eso da para varios posts, apunta). Algo más que estar en el sofá será y al menos el tiempo que estás allí no estás comiendo cochinadas.
    Mucha suerte, verás como luego es más fácil.

    Noelia

    (septiembre 5, 2017 - 11:01 am)

    Elsa!!! Mucho ánimo. Es verdad que si estás 21 días creas el hábito. Y sabes? No por tu peso sino por tener algo que te despeje y haga sentir bien. Espero que llegue ese momento en que el ejercicio te sirva para despejar la mente,solo pensar en el momento lo que estás haciendo y sentirte mejor (incluso sudando!!! A mi tampoco me gusta…). Sé que hay otras cosas que sirven para hacerte sentir bien, pero es verdad que hay que cuidar un poco el cuerpo sin llegar a obsesionarnos, porque luego vienen los dolores con la edad jejeje. Yo hago yoga porque necesito por los dolores de espalda y el estrés. No por si adelgazo o me mantengo. Es otro aspecto más importante. Salud. Física y mental. Un rato para dedicarme a mi misma, como cd te pintas, o lees, p haces algo para ti por places. Espero también te sirva a ti y llegue a ser placentero. Buscala actividad que te llene. Y si no…no pasa nada!!! Ya te lo pedirá el cuerpo o no. Y por lo de que te miran….yo no estoy gorda y también tengo la sensación de que me miran. Me pongo en las clases detrás del todo siempre y si llegaba y no había hueco detrás me iba. Sí me iba…Antes de pasar la vergüenza de estar delante y me miren.🙆 Asique creo que es más en mí misma el problema. Porque yo también miro a gente sin ninguna intención si no a veces cotilleo porque me gusta la camiseta,o los deportivos, etc…sea flaca, gorda, chico o chica…y no juzgo. Porque cd me miran a mi creo q me juzgan? …si has conseguido quererte a ti y tu cuerpo, enseñar fotos en bikini (yo todavia las recorto para no enseñar todo el cuerpo), podrás verte en un gim igual de bien! No todos son cuerpos esculturales. Al gim vamos todos para ganar en salud. Quien va a enseñar palmito y nos mira mal…que le den!!!😜 sigue contandonos!!!😘

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *